viernes, 23 de abril de 2010

Los caballeros de la piera reonda

Comparsa de Antonio Martín García, bajo la dirección de 'Pacoli'. Primer premio del año pasado con 'La mare que me parió', y tercer premio de este pasado concurso 2010. Ahí va gran parte del repertorio, que por cierto, ahora que veo los pasodobles con más de detenimiento, vaya pasadoblones:



Presentación



Desde la piera ronda de la Caleta,
conozco a Cai entero, con su silueta.

De las entrañas del mar
donde se funde el sol encendiendo tus aguas,
con el ímpetu del viento, estos caballeros,
irrumpen el sentimiento de los gaditanos
rompiéndose el alma.

De la Caleta, de mi Caleta,
Por escudo el corazón,
por espada la verdad,
volcaita con la plata
que derrama cada noche
sobre tus aguas la luna,
y lanza tu libertad,
y baluarte el espigón,
mi enemigo, tu enemigo,
los jueces de la luna,
mi caballo de batalla,
pelearme con el mundo
porque como tú ninguna.

Caballero del honor,
porque no hay honor más grande
que sentirse gaditano,
cuando defiendes lo tuyo,
con vergüenza y con orgullo
y el corazón en la mano.

De las entrañas del mar,
donde se funde el sol encendiendos tus aguas,
con el ímpetu del viento estos caballeros,
irrumpen el sentimiento de los gaditanos
rompiéndose el alma.

De la Caleta, de mi Caleta..


Barrio de Santa María



Barrio de Santa María,
anoche tus alegrías
dicen que vieron llorando,
que por toas tus esquinitas
los duendes por bulerías
iban revoloteando.

Cuentan que estaba La Perla,
asomá como una estrella,
en el balcón de la luna,
y que Camarón cantaba
con el alma en la garganta
desgarrando en la locura.

Y en una azotea cerquita del cielo
estaba Aurelio y Pericón de Cai.
Con sus embustes de gracia y salero,
ay con el caray, caray, caray.

Y el embrujo de la noche,
a las claritas del día,
me inspiró este pasodoble
por bulerías, por bulerías.

Cuesta de Jabonería,
la noche del jueves santo,
que compás más gaditano
cuando baja el nazareno.

Y es que hasta los cargaores
del barrio Santa María
de tu arte lo aprendieron.
Y al compás que nos legaste
cuando cantes donde quieras,
para que en el cielo bailen
una a una las estrellas.

Barrio de Santa María
tu Greñúo está llorando,
que se fue pa to'a la vía, ay mare mía,
Chano Lobato, Chano Lobato.


Dicen que Cádiz es de cine



Dicen que Cádiz es de cine,
por su luz y su belleza,
por su historia y por su gente.
Dicen que es un alucine
que la ciudad se convierta
en Pamplona de repente.

Dicen los que nos dirigen
que es la ciudad que sonríe
y aquí estamos más que hartos..
De estar siempre sonriendo
para que el ayuntamiento
salga siempre en el reparto.

Que Cádiz es de cine,
lo saben de sobra
los que te escriben guiones de mierda,
que hace ya tiempo
te dieron el Oscar,
por el papel de puta Cenicienta.

Ya está bien de servir de risa,
de payasos figurantes,
en escenas que propician
tus gobernantes, tus gobernantes..

La película de Cádiz,
es otra historia más seria,
donde esconden sus miserias
con sus falsos decoraos.
La película de Cádiz
yo la haría a la memoria
de ese Cádiz que han matao.

Con la música del viento
y el guión sobre la arena,
y al reparto los paraos
de tó Cádiz con su pena.
Pues esos pobres de familia
alzando sus rúas manos.

Y a ver quién tiene cojones
para reirse del gaditano..
del gaditano.


Hoy que cumples dieciséis



Hoy que cumples dieciséis
y te dictan esa ley,
ay niña de mis amores.
Hoy que vuelas por la vida,
igual que una golondrina,
hija mía no me ignores.

Yo sigo siendo aquel pare
que abrazaíto a tu mare,
los dos juntitos a tu cuna,
entre nanas a porfías
fuimos viendo el día a día
de nuestro rayo de luna.

Aquella niña que se amedrentaba,
ante la vida del amor y el sexo,
y era tu madre quien te rescataba
mientras tu pare te comía a besos.

Y al fin una mujercita,
vulnerable mariposa,
de mí quieren arrancarte
como a una rosa, como a una rosa.

Hoy que cumples dieciséis
no hace falta que te diga,
que puedes vivir tu vida
según dicte tu conciencia.
Que no hay ley más que tu ley
porque en tu vientre no mandan
ni el gobierno ni la Iglesia.

Puedes hacer lo que quieras
cuando te llegue la hora,
y si ves que los que estaban
a tu vera te abandonan,
por ná del mundo te rompas,
niña tú no te acobardes.

Que si pares o si abortas,
aquí están tus padres,
siempre tus padres..
siempre tus padres.


Cuplés



Mi código de honor se llama Cádiz,
y cuando digo Cádiz
todo el mundo punto en boca,
y el que tenga el valor
para decirme que no,
le atravieso el corazón,
con esta copla, con esta copla.



En el nombre de Dios Padre



En el nombre del Dios Padre,
ese Dios que no es de nadie
y ese padre que inventaron,
van amenazando al mundo
condenando a los infiernos
al que no es un buen cristiano.

Cristianos de pacotilla,
con la iglesia hemos topado,
que sus ministros no pecan,
aunque desprecien la vida
como el obispo Munilla
de una forma tan horrenda.

Y todavía bajo los escombros,
había vida, había esperanza,
y el mundo entero arrimando el hombro
y ellos hablando de salvar el alma.
Venga aquí señor obispo,
tu cuestión no tuvo nombre
y no nombre a Jesucristo
que ese fue hombre, ese fue hombre.

Quédate con tus milagros,
no te empeñes en salvarnos
que yo el cielo no lo cambio
por la vida de esos niños.
Que los niños y la vida,
eso está muy por encima
de lo humano y lo divino.

Quédate con tus sermones,
con tus cruces y tu iglesia,
guárdate tus oraciones
y allá tú con tu conciencia
y si el mundo no te importa
muérete con tus historias.
Nos vemos en el infierno
que yo no creo en tu puta gloria,
tu puta gloria.


Le juraste amor eterno



Le juraste amor eterno
a esa mujer de tus sueño
que mas tarde fue mi madre.
Te casaste por la iglesia
como todo buen cristiano,
confesante y comulgaste.

Y te encomendaste al cielo
antes de darle el si quiero,
poniedo a Dios por testigo,
después firmaste en el libro,
que no es lo mismo decirlo
que firmar lo que decimos.

Pero en la vida llegado el momento
tanto cariño se trasformo en odio,
te salió el macho que llevabas dentro,
rompiendo el sueño de aquel matrimonio.

La mujer a la cocina,
ese siempre fue tu lema,
confundiendo lo que es hembra
por compañera, por compañera.
Y jamás me comprendiste,
porque nunca consentiste
que sin pasar por la iglesia
una mujer me quisiera.
Yo no quiero arrejuntaos,
irse con vuestro pecao,
me dijiste a tu manera.

Y a la vuelta de los años
aquí estamos a duras penas,
tú tan recto y religioso después de cumplir condena,
y yo con mi compañera que sin pasar por la Iglesia.
A mi vera sigue viva
mientras mi madre está bajo tierra,
bajo la tierra.


Por aquel doce de julio



Por aquel doce de julio,
una crónica malvada
del secuestro más sangriento,
se iba dando por segundo
mientras que España rezaba
queriendo para el tiempo.

Una banda terrorista,
un gobierno fatalista,
un chantaje miserable,
un falso nacionalismo,
un país oportunista,
una patria de cobardes.

Un pueblo entero tirado a la calle,
un sólo grito de paz y esperanza,
las manos blancas y una pobre madre
llorando en vida a un hijo del alma.

Pero no era el Alacrana
ni había barcos de piratas,
era Miguel Ángel Blanco
de sangre vasca,
de sangre vasca.

Y entre los falsos patriotas
y ese puto fanatismo,
sólo pensando en sí mismos,
acabaron con su vida.
No fue como en ese barco,
donde hicieron ver que el vasco
es una raza divina.

Y en un silencio cobarde
no se escuchó el euskera
ni ondearon la ikurriña
defendiendo su bandera.

Pobre Miguel Ángel Blanco,
maldita sea tu suerte,
que a tí siendo también vasco
los propios vascos
te dieron muerte,
te dieron muerte.


Buenas noches mi maestro



Buenas noches mi maestro,
aquí estamos con lo nuestro
después de cincuenta años.
A librar otra batalla
peleando aquí en El Falla,
el teatro centenario.

Con veneno en las entrañas
y los recuerdos del alma
de aquel burrito lucero
que escuchaba de mañana
por las calles gaditanas
el pregón de los pajeros.

Pero los tiempos han ido cambiando
y hoy dicen Cádiz igual que Sevilla,
aunque yo sigo contigo pensando
qué sabrá nadie de nuestras cosillas.
Qué sabrán de aquella noche
que en tu copla se deshizo
cuando nos fuimos llorando
por un capricho, por un capricho.

Pero esta noche maestro
yo vengo a parar el tiempo,
qué me importa lo que digan,
vámonos los dos por Cai.
Al compás de tu comparsa
que como nadie la canta
en tu honor estos chavales.

Y en la puerta La Caleta,
tu rincón más gaditano,
aquí quiero devolverte
lo que un día te robaron.
Este premio y este aplauso
y el abrazo de los nuestros,
esta noche te lo entrego
mirando al cielo
por tí maestro, por tí maestro.


Mujer tú no tengas miedo



Mujer tú no tengas miedo
que por nada en esta vida
voy a revelar quién eres.
Solo contaré tu historia
aunque parezca mentira
para que el mundo se entere.

Para que se entere el mundo
que el derecho que ganaste
con tantos años de lucha,
lo derrumba en un segundo
un asqueroso magnate
que por las leyes se encumbra.

Y tú que fuiste tan trabajadora
te ves ahora en la calle tirada.
Que te despiden, maldita la hora
en la que te quedaste embarazada.
Con un hijo en tus entrañas
si te niegan tus derechos
es que el siglo de igualdades
sólo es un cuento, solo es un cuento.

Dónde están los gobernantes,
dónde están los sindicatos
que consienten silenciando
tanto abuso y desvergüenza.
O es que estando embarazada
tan solamente te ampara ser ministra de defensa.

Vete a la cola del paro
y revístete de fuerza,
toma tu vientre en tus manos
y con toda tu entereza,
grítale a quien corresponda
abrazando tu embarazo:
no ha nacio todavía
y ya la vida le están negando,
le están negando.

1 comentarios:

erfitadecai dijo...

Hola me llamo Antonio, te he dejado dos mensajes pero en el año 1958 en los julianes,me gustaría que los leyeras.