lunes, 24 de noviembre de 2008

El mercado de las maravillas

Este pasado Carnaval, Joaquín Quiñones nos presentaba su comparsa El mercado de las maravillas, con la música de Manuel Sánchez Alba 'Noly'. Gran conjunto de voces que traía la comparsa, aunque nadie (imagino) pensaba, que una de esas principales voces se fuera a marchar días/meses después hacia la competencia. El caso es, que la comparsa no pudo entrar en una final muy ajustada a tres agrupaciones por modalidad.



Aprovechando a que voy



Aprovechando a que voy a ser Dios Momo,
he dejado mi testamento redactao,
no es porque yo le tema a jugar con fuego,
es para cuando yo crea que ya estoy quemao.
Que ya estoy quemao, en el mundo del carnaval,
y podré cumplir con mi voluntad.

A mi grupo le he pedío
que no se retire nunca,
que aunque yo esté en el olvío
siempre serán mis amigos
aunque canten a otra pluma.

Tengo el corazón partío entre los aficionados,
que tantos años le han embargao la emoción,
y los que criticaron que fuera tristón
para todos ellos, he dajao mis letras.

Y aunque no tenga el testamento validez
porque aquí sigo, aquí sigo y seguiré,
echando el alma, echando el alma
cantando a mi tierra.


En los brazos acurrucaba



En los brazos acurrucaba a su muñeca,
y le hablaba en su lenguaje de inocencia,
voy a ponerte un traje y un peinado nuevo.
Que esta tarde mi padre nos va a dar un paseo,
nos va a dar un paseo y nos va a llevar a merendar
y al parque a jugar, y al parque a jugar..

No le digas los secretos,
que en mi cama yo te cuento,
que aunque me abrazo contigo
cuando tú te quedas dormía,
yo echo de menos sus besos.

No le digas que mi madre
le llora mucho a escondía.
No le cuentes que me cuesta respirar,
cuando me abraza y me deja en el portal
hasta que se aleja, hasta que se aleja..

Lo que daría en mi cumpleaños por cantar,
cortar la tarta y poderme retratar
con los dos juntos
y a los dos juntos
soplarles las velas.


Ahora estamos otra vez



Ahora estamos otra vez con el debate,
recordando a españoles enfrentados,
unos porque vencieron en aquel combate,
y otros porque perdieron los republicanos.
Los republicanos, y aunque España esté en libertad,
nuestra historia es, para no olvidar.

Porque entonces ahora la Iglesia,
solo ha santificado
a los que por Dios murieron,
cuando nos venden el cuento
de que tos somos hermanos.

Ya sabíamos que el clero llevo a Franco bajo palio,
y que besaba el crucifijo sin pudor,
con los obispos arrodillaos ante el dictador,
sabiendo que estaba matando a la gente.

Y es que la Iglesia tiene que pedir perdón,
por ser testigo mudo frente al paredón,
con las sotanas manchás de sangre,
de sangre inocente.

1 comentarios:

Soloantemiblog dijo...

Quiñones pisha, busca gente joven, renueva la sangre que la comparsa sonaba a óxido, por muy buena que sea para algunos, cuestión de gustos...