domingo, 18 de enero de 2009

Blancanieves y los siete enanitos

Chirigota del año 1997, antes de que los hermanos Carapapas se cambiaran a la comparsa. El tipo, lo dejaba claro el nombre de la agrupación. Venían con ocho componentes, y sin guitarras. Consiguieron un tercer premio, por detrás de Los Aleluyas y La Banda de música Cagarrutas del Monte.





Como la ilusión de un niño

Como la ilusión de un niño
no hay nada en el mundo,
por eso ir así vestido
a mí me llena de orgullo.
Y poder representar
aquél hermoso cuento,
que Walt Disney
hiciera un día,
mezclando su fantasía
con el mundo de los sueños.

Blancanieves, el alérgico,
el mudito y el gruñón,
el enamorao, el sabio,
el felíz y el dormilón.
Hemos querido arrancar
de nuestro cuento,
a ese niño que todos
llevamos dentro,
y poder representarlo
mientras que vamos volando
al compás de la ilusión.

Ay hó, ay hó, ay hó.
A todos aquellos niños
que nunca podrán viajar,
a ese mundo de los sueños
que se llama Disney Landia
yo les vengo a cantar.
Ay hó,
a todos aquellos niños
que por culpa del dinero,
su ilusión se ve frustrada
por no haber cumplío su sueño,
podrán ver con nosotros
su cuento particular.

Y por eso Blancanieves,
con estos siete enanitos,
no luchan por otro premio
que la sonrisa de un niño.


Cuando veo el anagrama

Cuando veo el anagrama
de los populares,
con aquellas gaviotas
y las dos P como iniciales.
Me tiemblan hasta las piernas
al pensar en las palabras,
que pueden llevar delante
las dos P como iniciales
que refleja su anagrama.

Puede ser que signifiquen
que perdimos el Peñón,
que prohiben las pensiones
o que el paro va a peor.
Que los pescadores
quedan en el puerto
mientras que de España
se ríe Marruecos.
O puede ser que algún día
con esas letras le digan
presidente perdedor.

Ay hó, ay hó, ay hó.
Me da miedo cuando pienso
que algún día llegue a estar
las dos P como iniciales
de un pueblo pisoteao
por el gobierno de Aznar.
Ay hó.
Me da miedo cuando pienso
que esas letras signifiquen,
que se pierde la peseta
o que va el país a pique,
que trajinen los políticos
a costa del peón.

Tenga cuidao presidente
con sus dos P y su gaviota,
porque después de diez años,
ya tronchamos una rosa.


Estribillo

Me gusta que Blancanieves,
se agache a darme un besito,
porque con las rodillitas
me hace cosquilla en los huevecitos.



Si yo fuera un gran músico



Si yo fuera un gran músico
haría una obra,
donde Cádiz apareciera
en cada una de sus notas,
empezaría con Do
como nota primera,
con el Do que es el dorado
que el sol nos deja a su paso
cuando cruza la alameda.

Seguiría con la escala
la segunda nota es Re,
el Re de la realeza
que esta tierra vió nacer.
Con el Mi empezaría mis deseos,
a mi tierra a mi gente y a mis sueños,
y el Fa representaría a la loca fantasía
propia de un loco querer.

Ay hó, ay hó, ay hó.
En mi pentagrama Sol
sería la nota principal,
porque el Sol es el primero
cuando la luna se duerme
y quiere a Cádiz despertar.
Ay hó.
El La representaría
a la mar que nos rodea,
a la mar que al vaporcito
con sus dulces olas besa.
A la mar donde el sol muere,
como Sol muere en el La.

Y con el Si del silencio
mi obra estaría terminada,
obra que tendría por nombre
mi Cádiz es una escala.

2 comentarios:

Paco Rodríguez dijo...

Como anecdota recordar qe en la final cantaron no siete enanitos, si no ocho. El motivo era que David Marquez por aquel entonces curraba en Castellón, y al llegar a la finalisima, y como tenían margen, cantó ese dia

Anónimo dijo...

Perdona que te corrija Paco, pero eso no fue así, me explico:
en efecto cantaron con ocho enanitos, pero no porque David estuviera en Alicante como argumentas, sino por German, un componente de años anteriores que durante los ensayos estuvo trabajando en Canarias. David se fue a trabajar fuera (Alicante y no a Castellón) en 1999, siendo "Los Hijos del Lama" la ultima chiriogta que salió antes de su regreso a Cádiz en 2003 con "Don Quijote concervantes y colorantes.
Saludos.