lunes, 12 de enero de 2009

Los héroes del 3x4

En mi opinión, la mejor comparsa de Antonio Martín, desde que volviera allá por el año 2005 con su comparsa (a la espera de lo que haga este año). Los Héroes del 3x4. Que venían a homenajear a los grandes copleros del carnaval gaditano. La cosa es, que se quedaron fuera de la final, por un punto si mal no recuerdo. En la que entraron la comparsa de los hermanos Carapapas, la de Jesús Bienvenido y la de Juan Carlos Aragón.

En cuartos de final, pusieron "patas arriba" el teatro con un pasodoble, ya del todo conocido. Un homenaje al pregonero, a su rival de los años noventa. A Martínez Ares.

Es una respuesta a aquel que en el año 1997, la comparsa de Martínez Ares le dedicara al pregonero de ese entonces, Antonio Martín. Once años hemos tenido que esperarlo, y creo que merece la pena.



Óyeme niño coplero



Óyeme niño coplero,
hoy desempolvando el arma,
apareció en mi trastero
aquella bandera blanca.

Envuelta en aquel requiebro
de una noche de febrero,
esa copla de locura
que cantaste a un pregonero.

Un pregonero que ahora
con los años, ya vencido,
no va a echarte en el olvío
y te devuelve cantando,
su mejor copla del alma
transformándola en guitarra
para ponerla entre tus brazos.

Y aunque le den calabazas,
hoy te trae con su comparsa,
su abrazo, su abrazo,
su abrazo..

De lejos te declaraste enemigo,
los piratas son amigos
únidos en la batalla.
Y juntos fuimos pese
a quien le pese,
el levante y el poniente,
la ventolera del Falla.

Que tengan que decir los miserables,
Antonio hoy por tí yo me la juego,
y en el nombre del brujo que fue el padre,
de los comparsistas buenos,
con la niña de mis ojos..

¡VIVA EL PREGONERO!,
¡VIVA EL PREGONERO!.


El día que yo me muera



El día que yo me muera
que nadie me traiga flores,
que nadie encienda una vela
y por mí que nadie llore.

El día que yo me vaya
en alegres pasacalles,
que me acercen hasta el Falla
recorriendo todo Cádiz.

Ese día en que la vida
se me vaya por la boca
con el alma y esa copla
que será mi despedida.

Llevadme hasta la Caleta
y a la sombra del poeta
entre admiración y envidia.

Que las olas de la playa
me salpiquen a la cara,
la Viña, la Viña, la Viña.

Que suenen chirigotas y comparsas
y esos coros en la plaza
cerquita de la Cruz Verde.

Que salgan al compás del 3x4
los chiquillos de aquel patio
de la calle San Vicente.

El día que me vaya solo quiero
que sea por febrero y llueva a mares
y se escuche a mi paso ahí va un viñero,
sencillamente un viñero
que murió siendo coplero,
de Cádiz, de Cádiz,
coplero de Cádiz.


Popurrí



Pongan atención, que acabamos por cantarle,
como es tradición, a este público admirable.
A todos aquí presentes,
a la chusma y buena gente,
al negrero y al currante,
al que es rico y al mangante,
al pagano y al que reza,
a los reyes sinvergüenzas,
al que huye y el que lucha,
la que es puta por sus hijos,
y algunos hijos de puta,
al que es hombre y al cobarde.
No sé si ha quedado claro,
a esos que a pesar de todo lo llamamos
respetable.

La historia es bien sencilla,
y así se la contamos,
de forma resumida, la vida
de un gaditano.
Tal vez no sea un artista,
aunque eso es lo de menos,
su mérito radica.. perdonen que le insista,
en nacer en la Viña.. chirigotero.
Chirigotero, chirigotero,
eso dijo la matrona del chaval,
na más verle los dos huevos.

En la calle San Bernardo,
lo que es Pericón de Cai,
nació nuestro amigo Paco,
el no vino de Uruguay.
Y en la Iglesia de la Palma,
como no, lo bautizaron.
Yo no sé si fue el incienso,
o era feo pa sus muertos,
pero desde chiquitito
lo llamaron Carapalo.

Mientras la mare tendía
de niño en el lavaero,
en el cubito del agua
con barquitos de papel,
soñaba barcos veleros..
Barcos veleros en la Caleta,
fue descubriendo cerca
de las escolleras,
cuando de niño pa buscarse
dos pesetas,
se fue haciendo caletero
mariscando entre sus piedras.

Luego cayendo la tarde,
ayudaba en la faena,
aquel viejo pescaor,
de plata sus manos llenas.
Y agarrao a su tarima
en las esquinas le enseñó,
que hay que ganarse la vía,
y es en forma de pregón,
son caballas, son pa'asarlas.
Ay caballas caleteras..

Como una premolición,
el crimen del mes de mayo,
por llegarle le llegó,
la primera comunión
a Paquito Carapalo.
Con un traje gris marengo,
hecho de tela de saco,
aquel niño tan travieso,
acabó con to el pescueso,
como el sieso de un macaco.

Conquistando a las niñas cuando chaval
no se comió un rosco,
todo el día detrás de las chirigotas
en casa Orosco.
Estudiando el chiquillo,
le sonó a chino el bachillerato,
pero hablaba de Agüillo, Fletilla y Carota
como un literato.

Y aunque entonces la mili era por cojones
fue voluntario,
pensando en irse pronto para volver
más pronto a su barrio,
menos mal que el Aznar no estaba por suerte
y el Zapatero,
que si no Carapalo va pa el otro barrio
con cuatro agujeros.

De regreso a su Viña buscó trabajo pa colocarse,
y aunque allí con la grifa se colocaba de forma fácil,
del tirón metió el hombro
y al matrimonio fue con Antonia,
la mujer de su vida,
porque en tó su vida, nunca habido otra.

Tú que conoces como nadie
la transformación del barrio,
tú que sufristes en tus carnes
una Viña arruiná,
con tus hermanos y tus padres,
las miserias, los milagros,
todos dentro de aquel cuarto
de una casa apuntalá.
Sesenta años en la Viña merecían
tu homenaje.
Sesenta años, toa la vida
entregao a tu rincón,
tu mujer pariendo niños,
tú pariendo chirigotas,
y al son de las coplas
la vida se te pasó.
Vamos los dos, por la Viña vámonos,
amigo mío.
Que esa es la herencia,
pa sus hijos y pa sus nietos,
de un viñero empedernío.
Vamos los dos, presumiendo con razón
de este barrio diferente.
Vamos los dos, por la Viña vámonos,
y que murmure la gente..

Gracias amigo Carapalo
por prestarme tu gracia,
gracias amigo Carapalo
por prestarme tu Viña,
gracias por ser tan gaditano,
y amigo de la gracia,
gracias por echarme una mano,
dejándome contar
la gracia de tu vida.
Y aunque yo sé que a tí te pierde
tu espíritu viñero,
que pasando la Cruz Verde
te sientes extranjero.
Yo sé también que piensas,
que aunque por Carnavales,
la Viña es tu universo,
el universo es Cádiz..
Entre Pemán y Alberti,
el Chano y Pericón,
la Perla y Camarón,
un mar que se hace música,
la música del Falla..

3 comentarios:

Jose Maria Barroso dijo...

Estoy de acuerdo, para mi la mejor comparsa suya de estos años y en mi opinión si hubiera tenido un popurrit mejor (que fue lo único que me decepcionó) hubiera estado compitiendo por el primero porque vaya pasodobles que llevaba.

Ventolero dijo...

"El día que yo me muera" es, para mi, el mejor pasodoble que se ha cantado este año en el Falla.

¡¡Martín grande!!

Jesús dijo...

Estupendo pasodoble... lástima que lo han suprimido en Youtube. Saludos.